Mario Rodríguez

De un lugar…

A Pepe Aguilar

De una tierra de historias y veneros,

de gente sin tapujos ni verdades,

del fin de un tiempo de esperanza y nubes,

de allí proceden mis latidos tenues,

mi atardecer sin prisas,

mi camisa de fiesta y mi tristeza.

Yo vengo del lugar

donde el mar se presiente y nunca llega.

ficha del autor